Con Motivo de la Ordenación Episcopal de D. Bernardo Alvarez Afonso, el Nuncio Apostólico de Su Santidad en España Mons. Manuel Monteiro de Castro, visitó el 5 de septiembre de 2005 el Real Santuario del Stmo. Cristo de La Laguna. El acto de recibimiento comenzó a a las 17:00 horas en le atrio del Real Santuario. En linea de  saludo se encontraba la Junta de Gobierno encabezada por el Esclavo Mayor D. Juan Luis Maury. acontinuación en las puertas del Real Santurio les espera el Emmno. Sr. Cardenal D. Carlos Amigó Vallejo, el Superior de la Comunidad Franciscana Fray Francisco González Ferrera y miembros de  la orden franciscana. Al llegar el Sr. Nuncio, acompañado del Nuevo Obispo de la Diócesis de san Cristóbal de La Laguna, lo recibe el Sr. Cardenal, el Superior de los Franciscanos le da a besar el Lignum Crucis. Una vez en el interior del Santuario, el Superior de la COmunidad, Fray Francisco Gonzáles le da la Bienvenida al Real Santuario al igual que al Sr. Obispo. Una vez rezadas las oraciones,se procedió a la foto de familia y a la firma en el libro de honor de la Esclavitud, que dedicaron lo siguiente: Mons. Monteiro: "A la Esclavitud del Santísimo, por la muy atenta acogida y con los mejores deseos de bien en el camino que conduce a agradar siempre y cada vez mejor al Señor Santo Cristo".  Mons. Bernardo: "En mi primera visita al Santísimo Cristo de La Laguna, después de mi ordenación episcopal . Ante Él, ofrezco mi vida y mi ministerio  Al Servicio de esta Diócesis de San Cristobal de La Laguna. ¡Señor mio Jesucristo, mo permitas que jamás me separe de Tí!". El acto concluyó con una copa de honor  en las dependencias del Real Santuario. 

 

El Cardenal Manuel Monteiro de Castro, nació el 29 de marzo de 1938 en Santa Eufémia de Prazins, Portugal y fue Penitenciario Mayor de la Iglesia Católica hasta 2013, esto es, el encargado por el Papa de perdonar los pecados especialmente graves.

Después de estudiar filosofía y teología en el Seminario de Braga, fue ordenado sacerdote en 1961. Le enviaron a Roma para completar sus estudios en el año 1964 a la vez que era miembro de los servicios generales del Concilio Vaticano II.

En junio de 1967 obtuvo el doctorado en Derecho Canónico en la Pontificia Universidad Gregoriana y se graduó en la Academia Pontificia Eclesiástica. En el mismo año, recibió su primer encargo como Secretario de la Nunciatura en Panamá, donde permaneció durante dos años. En 1969 fue trasladado a la Nunciatura en Guatemala y en febrero del mismo año fue contado entre los abogados de la Rota Romana.

En 1972 fue enviado a la delegación apostólica en Vietnam y Camboya, donde permaneció hasta 1975. Más tarde trabajó en Australia, Papua Nueva Guinea, Méjico, Bélgica y Luxemburgo hasta el año 1985, cuando Juan Pablo II lo nombró arzobispo titular de Benevento y, al mismo tiempo, el Nuncio Apostólico en Trinidad y Tobago, Bahamas, Barbados, Belice, Dominica, Jamaica y Santa Lucía, así como delegado en otros territorios de las Indias Occidentales.

En agosto de 1990 se le confiaron las nunciaturas de El Salvador y Honduras, donde se mantuvo hasta 1997. Fue una época muy complicada en su trayectoria, ya que estuvo en el momento de plena ofensiva de la guerrilla salvadoreña. De 1998 al año 2000 fue Nuncio Apostólico en Sudáfrica, Namibia, Lesotho, Swazilandia y delegado apostólico en Botswana. Este último año el Papa Juan Pablo II le nombró nuncio de España y el Principado de Andorra donde estuvo hasta 2009.

En 2009 le nombraron Secretario de la Congregación para los Obispos y unos meses después del Colegio de Cardenales. El 5 de enero de 2012 el Papa Benedicto XVI le nombró Penitenciario Mayor de la Iglesia Católica y un mes después, en el consistorio de febrero de 2012 le creó Cardenal con el título “Santo Domingo de Guzmán”.

El Papa Francisco aceptó su renuncia por motivos de edad el 21 de Septiembre de 2013.