En el mes de marzo de 1973, SS.AA.RR. visitaron las Islas Canarias. 

El día 1 de marzo, tras el almuerzo que se celebró en privado en Santa Cruz de Tenerife, los Príncipes de España se trasladaron a la localidad de La Laguna donde llegaron a las cuatro y media de la tarde. Fueron recibidos  por el Alcalde de La Laguna, Señor de la Torre Granado y por el Esclavo Mayor  D. Jose Antonio Oramas y por el público que congregaba la zona con grandes muestras de entusiasmo.

Acto seguido, los Principes se dirigieron al Santuario del Santislmo Cristo de La Laguna, en cuya puerta les aguardaba el obispo de Tenerife, monseñor Franco Gascón, que les ofreció el Agua Bendita y Sus Altezas Reales fueron saludados también por varios miembros de la comunidad franciscana del santuario.

En el interior del templo y tras orar unos instantes, Don Juan Carlos y Doña Sofía firmaron en el libro de honor de la Esclavitud, señalándose a éste respecto que las primeras firmas' de este libro de honor fueron depositadas por Su Majestad el Rey don AUonso XIII y por su hijo don Juan, en el año 1906. 

 

Inmediatamente después, desde una tribuna que se había levantado en la plaza del Cristo, acompañados por el ministro de agricultura, don Tomás Allende y García-Baxter, y su esposa, escucharon la bienvenida del Alcalde de La Laguna.

El alcalde recordó al Príncipe que su padre y su abuelo también habian visitado La Laguna y en aquella ocación firmaron en el libro de honor del Santuario que se inauguraba. Por último, el alcalde hizo presente a los Príncipes de España la adhesión inquebrantable de todo el pueblo de La Laguna.

El Príncipe de España con voz emocionada por el recibimiento que se le había dispensado, pronunció las siguientes palabras:

"Muchas gracias, Señor alcalde, por sus palabras de bienvenida. Volver a La Laguna nos  llena de ilusión, pues se siente la historia viva y se respira cultura. Empezamos nuestro recorrido por la isla con esta visita a La Laguna, breve pues el tiempo no nos permite mas. Pero sabed el gran interés y el afecto que sentimos hacia esta antigua capital que tantos tesoros artísticos y culturales conserva."

A continuación el Príncipe estampó su firma en el libro de oro de La Laguna y sobre la firma escribió las siguientes palabras: "Un saludo lleno de afecto a todos los laguneros en esta mi primera visita oficial a La Laguna". Acto seguido el Príncipe y sus acompañantes abandonaron la localidad de La laguna en medio de grandes aclamaciones de la multitud, rumbo a la Orotava.

ABC, viernes 2 de marzo de 1973 edición de la mañana, pag 44.